Algunos mitos sobre la nube

Cloud Computing se ha convertido en el modelo tecnológico favorito para acceso y almacenamiento de datos. A pesar de que cada vez son más los espacios que abarca en nuestras vidas y de que muchos de nosotros hacemos uso de ella sin siquiera darnos cuenta, existen muchos mitos acerca de este modelo de operación y su funcionamiento. En esta ocasión estamos dispuestos a aclarar los mitos más comunes.

A pesar de que Cloud Computing ha alcanzado grandes avances, particularmente en el proceso de convertirse en una solución convencional y necesaria de trabajo, todavía existen miles de verdades a medias, información falsa y algunas ideas del pasado que han creado mitos acerca de la nube y su funcionamiento, los cuales iremos aclarando para que puedas tomar la mejor decisión de cómo y cuándo hacer uso de soluciones basadas en esta tecnología.

Mito # 1: La nube pública es más popular. Las nubes públicas son las más solicitadas, sobre todo entre el sector financiero y medios de comunicación. A pesar de ello, el volumen de demanda de la nube privada excede al de la pública En una encuesta realizada en el 2012 por Gartner Data Center Conference, se detectó que 9 de cada 10 personas estaban planeando, experimentado o incluso usando algún tipo de nube privada, pues se sienten más seguros en ella. Adicionalmente, una gran cantidad de negocios están desplegando nubes híbridas para integrar los datos y procesos, tanto en nubes públicas y privadas, para mejorar los resultados.

Mito # 2: Un formato de nube funciona para todos.  A pesar de que los proveedores del servicio de nube se empeñan en decir que un formato de nube es apto para cualquier usuario, la realidad es que en el mercado existe una amplia gama de opciones de herramientas Cloud Computing:
 

  • Diferentes modelos de implementación: público, privado y mixto.
  • Modelos de servicio: Software como servicio (SaS, por sus siglas en Ingles Software as a service), plataforma como servicio (PaaS por sus siglas en Ingles Platform as a service) e infraestructura como servicio (IaaS por sus siglas en Ingles Infraestructure as a service).
  • Modelos de operación para una solución basada en la nube: El cliente es propietario y operador, el proveedor es propietario y operador o el cliente es propietario, pero el proveedor es responsable de la operación.


Hoy por hoy existen muchas opciones de servicios de Cloud Computing, es importante conocer todas las versiones que están disponibles en el mercado, para poder elegir la que mejor se ajusta a nuestras necesidades.

Mito # 3: No hay diferencia entre virtualización y la nube. Si bien es cierto que la virtualización fue la tecnología que dio pie para que existiera Cloud Computing, cabe aclarar que la virtualización por sí sola, no completa los elementos para tener una nube.

Mito # 4: El mayor beneficio de Cloud Computing es su bajo costo. Reducir los costos de operación es una buena razón para usar la nube. Para muchas organizaciones, el principal motivo para adoptar a la nube como herramienta de trabajo es reducir costos de inversión. Pero la realidad es que ahorrar dinero no es el mayor beneficio que Cloud Computing ofrece a sus usuarios. Las empresas han detectado que esta herramienta puede ser muy útil para reducir el riesgo de alguna implementación fallida o para adaptarse con mayor facilidad a las necesidades cambiantes de una empresa.

Mito # 5: La mejor forma de usar la nube es a través de un sistema de pago por servicio. Muchas personas consideran que pagar por el tiempo que haces uso de la nube es la mejor solución. Esto podría ser cierto para determinadas aplicaciones que tienen un periodo de vida corto. Sin embargo, el esquema de suscripción puede resultar bastante atractivo si el uso que vas a darle a la nube es continuo. La recomendación es analizar cuáles son las necesidades particulares y en función de ellas elegir que formato se adapta mejor a ellas.

Mito # 6: Las nubes públicas no son seguras.
La seguridad ha sido una de las principales preocupaciones de los usuarios de la nube pública. Para contrarrestarlo, las empresas se han dedicado a reforzar sus aplicaciones en cuestión de seguridad para que toda la información que se encuentra almacenada en la nube, cuente con filtros de protección. Sin embargo no está de más contar con:
  

  • Un equipo de expertos de seguridad en nube.
  • Procesos que aseguren el cumplimiento de los estándares de seguridad en la nube.
  • Actualizaciones automáticas de hardware y software.


Ahora que ya aclaramos algunos mitos que giran en torno a la nube, tienes más elementos para decidir qué formato es el que más se adapta a tus necesidades. No dejes de estar pendiente de nuestra siguiente entrega, donde analizaremos nuevos mitos.


Comments