¿Por qué subirse a la nube?

Hoy en día las empresas requieren que actúen ya que las nuevas necesidades por parte de los consumidores hacen que se enfrenten a nuevos retos mediante el uso de la tecnología. Deben de mejorar sus operaciones para generar nuevos procesos.

Debido a la gran cantidad de información que se almacena, se busca la eventualidad de almacenar esos datos y poder acceder a ellos de manera fácil. Muchas empresas han empleado herramientas costosas, sin embargo, hoy en día existe un concepto que simplifica las operaciones de las empresas y consolida la evolución que ha tenido el Internet: el Cloud Computing o Cómputo en la nube.

La evolución del Cloud Computing en los últimos años es todo un ejemplo de un modelo exitoso de suministro de tecnologías de la información. El Cloud Computing es un término general para nombrar la provisión de servicios de hospedaje a través de Internet que ha sido utilizado por las empresas para facilitar el cambio de los modelos de negocios, agilizar procesos y reducir costos de operación.

Uno de los mayores beneficios que ofrece este servicio es la virtualización de los Centros de Datos, mismos que operan de manera automatizada sin la necesidad de la presencia de una persona física y ser gestionados en cualquier momento.

El modelo de Cloud Computing se centra en el usuario y ofrece un modo de adquisición y suministro de servicios muy efectivo. El Cloud Computing se define y caracteriza por su escalabilidad elástica, por una excepcional experiencia de usuario, y por definir un nuevo modelo económico basado en una nueva forma de consumir servicios.

Son muchas ya las empresas que optan por la nube por su efecto multiplicador de la productividad al poner al alcance de cualquier empresa recursos de TI, que hasta ahora sólo estaban al alcance de las grandes empresas y con una rapidez de implementación propia del modelo como servicio.

De acuerdo con un estudio realizado por la consultora Market Research Media, para 2020 el Cloud Computing concebirá $270 mil millones de dólares, por lo que empresas como Google, Amazon, IBM, Oracle y Apple han implementado este sistema como parte de los servicios que ofrecen, por ejemplo, Google Drive o iCloud, a través de los cuales, con sólo estar conectados a Internet, los usuarios tienen la posibilidad de utilizarlos.

Según la consultora IDC, en América Latina este mercado se puede valorizar en 280 millones de dólares y tendrá una tasa de crecimiento anual de 70% entre 2012 y 2016.

Asimismo, de acuerdo con el Instituto Mexicano para la Competitividad, el Cloud Computing es el nuevo detonador para la competitividad de México. Con esto, se reduce el costo para las PyMES, logrando competir con las grandes empresas y la generación de empleo aumentará hasta llegar a 63 mil nuevos empleos.

Las PyMES se han atrevido a instalar en la nube funciones menos críticas como correo electrónico, edición de texto, almacenamiento de datos y el esquema SaaS -Software as a Service- (como el webmail de Gmail).

Todo este crecimiento se debe a los avances en velocidad y penetración de Internet. Las empresas deben tomar consciencia acerca de las oportunidades que ofrece esta herramienta.

Barreras por la seguridad

La seguridad y los aspectos legislativos han sido históricamente algunas de las mayores barreras de entrada al nuevo modelo. Las empresas que mostraban esas reticencias para adoptar el patrón, están cambiando de opinión a medida que comprueban por sí mismas los servicios y las ventajas que trae a su negocio. La seguridad sigue y seguirá un aspecto fundamental a la hora de adoptar soluciones que tengan que ver con servicios en la nube, este temor viene dado porque todavía se tiene un concepto difuso de lo que hay detrás de este nuevo modelo.

En este sentido, se debe de tener presente que el Cloud Computing no es abstracto, es una realidad que se materializa en los Centro de Datos de los proveedores, en la tecnología y el equipo humano que hay detrás.

Por eso, es clave el proceso de elección del proveedor y la confianza que se establezca con ellos. Se debe saber si el proveedor  cuenta con su propia infraestructura y dónde está ubicada físicamente, conocer sus niveles de soporte, sus partners, sus niveles de redundancia, la certificación de la empresa y de sus equipos técnicos por parte de terceros, esto es básico.

Según InformationWeek, el modelo de nube elegido por la mayoría de las empresas mexicanas es uno híbrido, es decir, una combinación de nube pública y privada. Lo que quiere decir que eligen una combinación para tomar las ventajas de ambos servicios.

El hecho de que 34% opten por nubes privadas es un signo de que las áreas de TI reconocen el valor de la virtualización, de la inversión de capital y manejo operativo para mantener la seguridad, la privacidad y el control. El 8% sólo opera en la nube pública, lo que indica que la oferta de aplicaciones está incompleta o que existe todavía escepticismo sobre este modelo.

Las preocupaciones más frecuentes entre los usuarios giran en torno a la pérdida de control que se puede derivar de la transferencia de datos y procesos a la nube. Desafíos tales como la pérdida de datos y el robo de propiedad intelectual se encuentran clasificados por debajo de otros temas como los retos de integración y costos de implementación.

Las empresas tienen la creencia errónea de que por tener servidores virtuales y utilizar algún tipo de hipervisor ya se tiene un Cloud Computing privado. Lo cierto es que tienen una herramienta o pedazo para ello, pero no tienen una nube.

La virtualización es la tecnología que utiliza Cloud Computing para ofrecer servicios que las empresas consumen de la misma manera que la telefonía.

Para evitar la pérdida de control hace sentido que las empresas deseen utilizar las nuevas tecnologías con cautela. A fin de cuentas, la nube es un servicio outsourcing y es una cesión de control.

Oportunidades en la nube

Con todas las virtudes del Cloud Computing cualquier empresa puede empezar a funcionar, ya que en cuestión de horas se puede ingresar a servidores y aplicaciones, transformando los procesos de negocios.

Otra oportunidad importante en México se encuentra en los cloud converters, es decir, PyMES que tienen soluciones internas, pero planean moverse a servidores hospedados porque quieren mejorar su infraestructura. Según investigaciones, América Latina ocupa un papel central y el porcentaje de crecimiento de México se encuentra entre los más robustos de América.

El rápido crecimiento de este modelo de negocio, y la diversidad de proveedores, es una ventaja para que las empresas que no conocen esta tecnología analicen qué tipo de costos pueden reducir y cuáles beneficios suman pagando servicios mensuales hospedados en servidores de terceros.

Hoy 82% de las PyMES mexicanas todavía no utilizan servidores, pero casi tres cuartas partes de éstas planean la adición de un servidor hospedado en los próximos tres años.

En los próximos tres años las aplicaciones que más rápido crecerán son: colaboración instantánea, conferencias telefónicas, así como respaldo en línea y almacenaje. El soporte y la ayuda en línea también se encuentran ya por un buen camino, ya que las empresas planean agregar estos servicios.

Factores de éxito de los proveedores
 

  1. No competir en precio: la forma de diferenciarse es proporcionar asesoramiento y apoyo en los procesos más complejos como la carga de trabajo o la continuidad del negocio.
  2. La realidad es híbrida: la mayoría de las empresas adquieren sus servicios en la nube de distintos proveedores, la diferenciación estará en la capacidad de integración en la nube.
  3. Vigilar el ciclo de vida de TI: no hay que esperar a que las áreas de TI renuncien a su infraestructura, es necesario identificar los ciclos de vida y la tecnología de punta.
  4. Ofrecer la mayor disponibilidad: los clientes esperan una garantía poco realista del 100%, así que la base del SLA empieza por la ubicación física, los Centros de Datos, así como su disponibilidad y flexibilidad.
  5. Orientación al cliente: se debe de invertir en profesionales altamente capacitados para entender las necesidades del cliente.
  6. Las empresas esperan flexibilidad tecnológica y comercial: los servicios de la nube precisan de inversión en servicios de orquestación Cloud Computing, no sirven todas las soluciones que pueden ser baratas en sus inicios, pero caras de gestionar.
  7. La movilidad no existe sin la nube: es necesario poder responder a un mundo cada vez más móvil, así que hay que hacer posible ofrecer servicios desde cualquier sitio y a cualquier hora.


El principal beneficio de los servicios en la nube es que permiten tercerizar selectivamente lo que antes uno tenía que hacer por sí mismo. Las organizaciones que utilizan la nube pueden enfocarse en sus competencias clave sin esperar a que las áreas de sistemas las atiendan. Las empresas que adoptan la nube necesitan  menos recursos humanos y más recursos tecnológicos.

Todo parece indicar que la nube no es sólo moda, ahora las empresas pequeñas como los consumidores (y los medios) reconocen su valor. Irónicamente los departamentos de sistemas son los que tienen mayor resistencia, sin decir que ellos son los que tendrían más beneficios.

Por Gabriela Campos Torres

Fuentes de información: Revista Cloud Computing, CNN Expansión e InformationWeek.


Comments