Internet de cosas: Entrevista con Javier Solís

Imagina un refrigerador que pueda avisarte cuando la comida esté a punto de echarse a perder o cepillos de dientes sean capaces de detectar una caries, aunque sea muy pequeña y con base a esa información puedas hacer una cita con el dentista y detener el problema a tiempo, o bien, una lavadora capaz de detectar tus hábitos de lavado para luego programarse automáticamente y así eficientar el consumo de agua. Suena interesante ¿no?

Estos son sólo algunos ejemplos de lo que se puede lograr gracias al Internet de cosas.  Pareciera ser algo muy complejo y lejano, pero esa realidad está mucho más cerca de lo que imaginas.

De acuerdo con Javier Solís, Gerente de Nuevos Productos y Servicios de Infotec, el Internet de cosas representa el siguiente paso en la evolución de Internet. Su objetivo es conseguir que no sólo haya personas conectadas a una máquina, sino que los dispositivos mismos se conviertan en un nodo más y sean capaces de generar por sí solos contenidos e información.

Para lograrlo es necesario crear un protocolo para establecer un vocabulario común que permita que cualquier cosa se pueda conectar a Internet, como focos, zapatos, lentes, ropa, electrodomésticos, puertas, etc; y con ello adquieran la capacidad de generar datos que nos ayuden a tomar decisiones concretas. Por ejemplo, ¿qué pasaría si sales de tu casa y de pronto te llega un mensaje que te avise que se ha detectado movimiento inusual en tu hogar? Gracias a este sistema de alerta podrías llamar a la policía oportunamente.

Pero vamos paso a paso. La primera pregunta que debemos hacer para comprender completamente este concepto es ¿de dónde surgió esta idea?

 “Probablemente el antecedente más claro es el software embebido, un sistema de computación diseñado para realizar una o varias funciones determinadas en tiempo real, que a diferencia de lo que ocurre con una computadora, la cual está diseñada para cumplir un amplio rango  de necesidades, los sistemas embebidos se diseñan para cubrir necesidades específicas”, dijo Javier.

Añadió que a pesar de lo que muchas personas piensan respecto a que en Internet está su origen,  él asegura que Internet es el medio a través del cual se va a realizar la comunicación, pero es la necesidad de contar con dispositivos más pequeños y con mayor inteligencia, lo que en realidad abrió la puerta para explorar este campo.

Para ejemplificarlo, basta pensar en la evolución de los teléfonos celulares. Los llamados “tabiques” que sólo realizaban la función de llamada no tienen nada que ver con un Smartphone, los cuales tienen miles de opciones adicionales como correo, redes sociales, juegos, scanner, banca móvil y control de dispositivos, que son en pocas palabras, computadoras con capacidades telefónicas.

No es necesario imaginar lo que sucedería con una televisión que cuente con un sistema similar al de los teléfonos inteligentes, las puedes encontrar en cualquier tienda departamental o de autoservicio. ¿Y qué decir de los lentes que recientemente sacó Google?

Si lo piensas un poco, cada vez son más los dispositivos que se conectan a Internet: relojes, celulares, tabletas, zapatos, etc.;  lo más seguro es que en un futuro no muy lejano los aparatos que no estén conectados, se vuelvan obsoletos.

Gracias a los avances de la tecnología, hoy encontramos dispositivos muy pequeños, económicos y con mucha capacidad, así que por el lado del hardware no tenemos que preocuparnos. Al final de cuentas, como mencionamos alinicio de la nota,  el truco será encontrar un lenguaje especial que permita conectar cualquier dispositivo a una red y programarlo para que desempeñe ciertas funciones y genere información que sea de utilidad para los usuarios.

“Se espera que para el 2020 cerca del 25 billones de dispositivos inteligentes estén conectados a Internet, lo cual representa el incremento más grande de uso de Internet”, comentó Javier.

Y entonces, ¿cuáles son los pasos que siguen en este proceso?

 El más importante es conjugar el conocimiento de disciplinas como semántica, domótica, ingeniería, informática, telecomunicaciones, entre otras, para poder definir la ruta más adecuada para el desarrollo del Internet de cosas.

Siguiendo esta línea, Javier compartió el proceso que en Infotec están llevando a cabo “Estamos trabajando en un prototipo para el control de dispositivos inteligentes, conjugando la parte del hardware físico y la nube”.

Aclaró que la meta de estos trabajos está en elaborar una plataforma que facilite la comunicación entre dispositivos. Recordó la frase de Herny Ford: “Si yo le hubiera preguntado a mis clientes qué es lo que querían, me hubieran dicho que un caballo que corriera rápido”, haciendo alusión que parte de la misión que tenemos del área de Desarrollo de Nuevos Productos es ir más allá de las necesidades que tiene el mercado, modificando el alcance de los paradigmas hoy establecidos, o encontrando al menos la manera de hacer más amplias sus fronteras.

“Nosotros estamos trabajando con web semántica y muchas personas aún no comprenden la importancia que tiene y todos los beneficios que ofrece, seguramente con Internet de cosas pasará algo similar. La idea es que las personas encuentren en ellas un beneficio y les genere una utilidad” agregó Javier.

Finalmente comentó que el gran reto es cuidar los costos y buscar ofrecer una solución que pueda adaptarse a los recursos que tienen las personas, es decir que no tengan que comprar nuevos dispositivos o construir casas y edificios para hacer uso del Internet de las cosas.

La meta es generar la tecnología necesaria para que lo único que haya que hacer sea integrar un chip de pocos milímetros en cualquier objeto del hogar, del trabajo o de la ciudad para poder procesar y transmitir información a partir de él constantemente. En Infotec estamos trabajando para crear una plataforma que cubra las necesidades que tiene el Internet de cosas en esta primera etapa.

Este es sólo el primer paso de muchos que están por venir, pues de acuerdo con el Massachusetts Institute of Technology, mejor conocido como MIT, se calcula que en 2020, entre 22.000 y 50.000 millones de dispositivos se conectarán a Internet con el fin de proporcionar a los ciudadanos una serie de servicios y aplicaciones inteligentes sin precedentes, así que como puedes darte cuenta Infotec está al pendiente de las últimas tendencias tecnológicas, siempre buscando innovar.